Álex Zusammen: «Mi punto débil era el mental, era un infierno, nunca logré disfrutar del fútbol.»

Álex Zusammen conoce de primera mano lo que es formar parte del Real Madrid. Madridista desde la cuna, este joven madrileño y ex canterano del club blanco es un gran amante del fútbol. Y, aunque no se dedica a ello profesionalmente, sigue practicándolo en la actualidad.

Estudió Administración y Dirección de Empresas. Y, tras acabar la carrera, tuvo la suerte de convertirse en alumno de la Escuela Universitaria del Real Madrid-Universidad Europea, matriculándose en el Máster en Dirección de Entidades Deportivas. Otro aspecto que le ha ligado con el club de sus amores. Asimismo, durante años trabajó como empleado del club, en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Y, actualmente, sigue colaborando con la escuela de post grados del equipo merengue, donde participa en la organización de diversos eventos, como el «Torneo Get Together», del que además fue co-creador.

                                                 Vídeo promocional del «Get Together 2018»

Álex compartió vestuario con estrellas como Nacho Fernández, Marcos Alonso y Denis Cheryshev. Y actualmente trabaja en  Mooxye. De esto y muchas cosas más nos habló en exclusiva en la siguiente entrevista:

Por tu apellido “Zusammen”, ¿eres alemán o de familia alemana?

Soy Español. Mi familia es de aquí de Madrid, mi nombre Alejandro García. Estuve viviendo en Alemania tres años, acabé ahí mi carrera y estuve luego un año y medio como de tránsito, no sabía si iba a poder llegar al fútbol profesional, lo estuve intentando ahí en un par de equipos y al final no salió. El Zusammen viene de esta etapa, donde la palabra era todo el rato “alle zusammen”, que significa en español todos juntos, nosotros entendíamos Alex Zusammen y se quedó así, es mi  nombre artístico, mi marca personal, con lo que la gente se acuerda de ti, que al final es lo más importante. Además del producto o la idea, lo que más vende es la persona, me di cuenta que Alex García aquí en España no lo recuerda tanta gente, pero el Zusammen no se le olvida a nadie.

¿Cómo entraste al mundo del fútbol?

Tenía seis años. Recuerdo mi abuelo “estaba como loco” por llevarme a entrenar. Lamentablemente, falleció y fue mi madre la que una semana después me llevó a entrenar a un equipo de la comunidad del Barrio del Pilar donde estuve un año. Jugaba de delantero, lo que todo niño sueña, y marqué muchos goles.

¿Cuándo llegaste a la cantera del Real Madrid y cómo fue tu proceso esas siete temporadas?

Jugando un torneo con el equipo del Barrio del Pilar. Me llamó el Atlético de Madrid y fui a entrenar con ellos dos días. Medio año antes yo había ido a hacer las pruebas al Real Madrid, porque la antigua Ciudad Deportiva me quedaba frente de casa. Al segundo día de entrenar con el Atlético, me llamó el Madrid, por ser el Real Madrid y que me quedaba cerca de casa me quedé ahí. Tenía siete años, me ficharon Vicente Del Bosque, quien era el director de cantera para ese entonces y Antonio Mezquita.

Estuve siete temporadas en el Madrid, desde Benjamín B a Cadete B. Inicié jugando de extremo izquierdo porque era fútbol 7. Cuando pasamos a fútbol 11, nos dirigió Rodolfo de la Rubia, actual director de la escuela de Nacho Fernández y ya ahí me puso a jugar de lateral izquierdo, posición que desempeñé el resto de años en el Madrid.

Era muy ofensivo. Cuando juegas en el Real Madrid, estás acostumbrado a ganar, a todos los días marcar máximo número de goles. El límite de lo pones tú, no te comparas con el resto. Son cosas que te enseñan ahí todos los días; y actualmente es la misma ideología que tengo como emprendedor y estoy seguro la aprendí ahí.

Álex durante su etapa de canterano del Real Madrid

¿Qué te hizo falta para continuar dentro de la cantera?

Entré muy pronto. Sí creo que tenía ese talento natural cuando era pequeño y las condiciones para llegar a ser profesional, pero honestamente creo que mentalmente nunca estuve preparado para llegar a ser profesional. Actualmente, sigo jugando al fútbol para pasármelo bien con mis amigos en Canillas, a nivel de primera regional, disfrutar porque me gusta mucho y aún así me sigo poniendo nervioso. Me hizo falta esa confianza y personalidad que tengo hoy en día para algún evento o reunión con alguna empresa, que es tan importante como la habilidad para jugar. La semana que jugábamos un torneo importante, contra el Barsa o el Atleti, yo estaba en tensión continua, salía del colegio y sufría, me ponía muy nervioso. Hoy en día tengo esa seguridad para reunirme con el director de cualquier empresa a nivel mundial y presentarme para decirle aquí estoy yo y así es como lo voy a hacer, pero futbolísticamente nunca estuve preparado es la verdad. Uno llega a nivel profesional por lo táctico, lo físico o lo mental, entre otros, en mi caso mi punto débil era el mental, era un infierno, nunca logré disfrutar del fútbol.

Yo siempre me arrepiento de haber entrado al Madrid con 7-8 años, ojalá hubiese entrado a la edad con la que salí, 14-15 años, con esa edad tenía que haber entrado. Me quedó esa espinita de nunca haber jugado en el equipo del colegio con mis mejores amigos, siempre lo echaré de menos y a esa edad no lo valoraba, era un niño y por la cantera estaba acostumbrado a viajar a otros lugares tanto dentro y fuera del país y jugar contra equipos como Atlético, Barcelona, PSG, Inter, entre otros, pensaba era lo único que existía.

Tuviste la oportunidad de compartir vestuario con Nacho Fernández, e incluso competir contra Denis Cheryshev y Marcos Alonso, ¿creíste para ese entonces que ellos podrían llegar a jugar en la élite?

Nacho desde pequeño sí se veía que era de lo mejorcito, tenía una capacidad de recuperar balones, colocarse, etc, que era espectacular, él jugaba de central y yo en el lateral izquierdo. Jugamos juntos 4 años, pero nunca hubiese creído llegaría a ser el jugador que es hoy en día.

Con Marcos y Denis compartí vestuario pero también fuimos rivales cuando estuve en el Rayo Majadahonda, ellos estaban en el Juvenil A del Real Madrid, me acuerdo ese día ganamos 2-3 en Valdebebas al Madrid, en ese momento en el Rayo teníamos hecho un equipo con descartes del filial del Atleti, Madrid o Getafe.  Si tú me dices en aquel momento que Marcos o Denis llegarían a ser profesionales no me lo creo y ahora fíjate la calidad de jugadores que son, con Marcos de hecho era dentro del vestuario con uno de los que más relación tenía, incluso estudiábamos en un colegio al lado.

Equipo canterano merengue donde jugaba Álex

¿Mantienes contacto con alguno de ellos actualmente?

Contacto con los tres no mantengo. Sí más de alguna vez, no interesadamente, les he contactado para algún apoyo. Quizá un poco más con Nacho, con quien contacté mientras organizaba el primer “Get Together” de la Escuela Universitaria Real Madrid, aceptó a venir para la entrega de trofeos pero justamente esa semana Ramos se lesionó del hombro en Sevilla y la selección le llamó para sustituirle, pero sí Nacho cuando ha podido me ha ayudado. También cuando trabajaba en el Real Madrid y me lo encontraba en Valdebebas, siempre fue muy agradable, es una persona cercana con quien se puede hablar y contar con su ayuda, todo ello a pesar de no haber tenido tanta relación dentro del vestuario cuando coincidimos, pero claro, teníamos quince años.

Con Denis y Marcos si tenía más relación dentro del vestuario, sin embargo hoy en día no llevamos ya el mismo contacto. Si nos vemos nos saludamos y podemos platicar, incluso con Denis le contacté un par de veces por tema de trabajo en verano para el mundial y alguna vez también para el “Get Together”, pero hoy en día le viste Nike y por el Madrid ser Adidas no pudimos hacer más nada.

Hasta donde conoces, de lo que viviste a lo que es la cantera hoy en día, ¿hay muchos cambios?

Yo creo que ya no tiene nada que ver, y eso que no ha pasado tanto tiempo, salí en 2005 y ya no tiene nada que ver. También te hablo a través de suposiciones, por amigos que trabajan en la cantera o en marcas como Nike, Adidas o Puma. A día de hoy cualquier chaval que destaque de Infantil A para arriba, tiene ya una colaboración con alguna marca, incluso la mayoría tienen ya un representante. Hoy en día a partir de Cadete de primer año, algunos empiezan a cobrar ya un sueldo base, en aquél entonces era a partir de Juvenil. Ha cambiado muchísimo.

Después del Real Madrid, ¿en qué otros equipos jugaste?

Pufff… Aquí he jugado en unos cuantos, estuve Barrio del Pilar un año, luego Real Madrid siete años, de 8 a 15 años, luego tres años en El Adarve, Cadete y Juveniles, pasé después seis meses en Alcobendas pero no tuve buenas experiencias y acabé la temporada en el Barrio del Pilar. Ya luego fue que me fui al Rayo Majadahonda y estuve otros tres años, entre los juveniles, el filial y alguno que otro entrenamiento con el primer equipo. Luego de ese año me llamaron del San Fernando en tercera división, donde con 20 años me destaqué en mi posición como lateral izquierdo porque era muy ofensivo y tuve casi cerrado un pre contrato para jugar con el Atlético de Madrid C, sin embargo me lesioné los últimos dos meses y a eso se sumó el cambio de las categorías inferiores del Atlético. Recibí llamadas del Rayo Majadahonda, Navalcarnero y Adarve para jugar en tercera división pero fue ahí cuando decidí irme a Alemania porque me acababan de dar una beca Erasmus para estudiar fuera y terminar mi carrera, fue la mejor decisión que he tomado en mi vida. Allá jugué en otro equipo e incluso llegué a entrenar con el filial del Eintracht Frankfurt, sin embargo ya mis ideas iban por otro lado.

¿Qué rumbo tomas en 2013 cuando te dices a ti mismo que es momento de dejar a un lado el fútbol como carrera profesional?

Estaba en Stuttgart. Fue un momento que me tuvo como en “shock”, no sabía qué hacer.  Tenía en mente ir a por el Máster a la Escuela del Madrid, incluso ya había contactado con la encargada y con Butragueño, pero me vi con 23 años y pensé en aprender alemán como tercer idioma, antes de hacer el máster, estaba como obsesionado por el idioma. Me fui a Frankfurt y entré a una escuela de idiomas, de la noche a la mañana conseguí también un club que estaba en la categoría preferente, el cual me pagaba un dinerillo y además de eso en la academia de alemán donde iba me ofrecieron un trabajo en la cafetería. Tomé todas esas oportunidades y además entrené un equipo de chavales de categoría Benjamín y eso me ayudó más para aprender el idioma. Luego regresé y fui con todas a por el máster.

Álex posando en el vestuario del Real Madrid con Danilo y Casemiro durante la temporada 2015/2016

¿Continúas hoy en día ligado de alguna manera al Real Madrid o sólo a su Escuela Universitaria?

Al club estoy ligado de forma que tengo mucha gente conocida ahí y que guardo muy buenas relaciones, sobre todo con las personas del departamento de patrocinio. Luego tengo muy buenas relaciones con el departamento de comercialización y gestión, quienes llevan la comercialización del “Tour Bernabeú”, pero no tengo ningún acuerdo con club ni con la escuela. Al fin y al cabo hay muy pocas personas que hayan jugado, estudiado y trabajado en el Real Madrid. Para mí el Real Madrid es como mi casa, muchos años de mi vida han estado vinculados al club, sumando todas esas etapas; y yo muy metido en el mundo emprendedor quise mantener ese vínculo con el club y fue cuando junto a mi compañero Felipe creamos el “Get Together”, además de próximos proyectos que tengo en mente relacionados también con el Real Madrid y su escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *