El Real Madrid se rinde en Ipurua

El Eibar lográ romper el “Efecto Solari” al imponerse 3-0

 

Saray Madrid. Madrid

El Real Madrid y el Eibar llegaban a Ipurua con el mismo objetivo: la victoria. Los de Solari, ya como técnico titular, querían continuar con su racha de victorias y acercarse en la tabla al Atlético de Madrid y Barcelona. El Eibar por su parte tenía un objetivo más personal. Ganar por primera vez al Real Madrid como locales. Desde su ascenso en el 2014, el Eibar no ha ganado nunca al conjunto actual de Solari, habiendo perdido 7 partidos y empatado 1.

Los vascos no decepcionaron a su afición durante los 90 minutos de partido, donde vimos la gran participación de Cucurella y Kike García. Los madrileños, perplejos, no tuvieron más que rendirse ante una gran actuación y continuidad del conjunto de Mendilibar.

El partido comenzó agreviso por parte de los dos equipos, aunque el Eibar consiguió mantener esa continuidad hasta los tres pitidos últimos del árbitro. Buscaban el área y encontraban a Courtois,  muy cuestionado estos días por haber encajado cinco goles en dos partidos con la selección de bélgica. Gonzalo Escalante fue el primero en encontrar al belga con ayuda del VAR. Tras el gol, el Real Madrid no había sacado ritmo al partido y se encontraba con dificultades, y esto fue aprovechado por el equipo local. Cucurella, esencial en es este partido, se encontró durante los 90 minutos con un pasillo libre en la banda izquierda, ganándole siempre la espalda a Odriozola, aprovechando esta ventaja para realizar pases y asistencias, una de ellas acabaría en los pies de Kike García, que terminaría lanzado el esférico bajo los palos del guardamenta del Madrid y dejando el marcador zanjado  con un 3-0.

El Madrid estuvo incomodo desde el primer momento y no mostraron ese “efecto solari” que venían demostrando en los anteriores partidos. Nos dejaron pocos tiros a puerta y poca conexión entre los jugadores. Muy cuestionada la actuación de algunos jugadores del Real Madrid. Asensio no tiró del carro. Bale no aparecía, no acertaba en los pases y no ayudaba a Odriozola, quién actuó con una función más ofensiva que defensiva y dejó vía libre en la banda izquierda para el Eibar. Benzema destacó por sus inumerables fueras de juego y Courtois nos mostraba sus dos versiones, una de cal y otra de arena, aunque el belga fue decisivo realizando dos paradas espectaculares que hubieran supuesto el 5-0 para los vascos.

El  Eibar ganaba por primera vez en su historia desde su llegada a la Liga Santander en 2014 al conjunto blanco con un gran resultado y dejando el listón bien alto. Primera derrota de Solari esta temporada como técnico titular, tras su renovación hasta 2021, que piensa ahora en el partido de Champions contra la Roma el próximo martes para acabar primeros de grupos.

 

Imágenes: Marca; La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *